Una cabina con mucha personalidad

Siempre quisimos tener una cabina inglesa en la oficina, pero existían muchas dificultades. Las cabinas inglesas son hoy en día patrimonio protegido del Reino Unido y no se pueden importar, por lo que solo quedaba buscar cabinas que ya hubieran salido de las islas.

Localizamos algunas abandonada y fuimos a buscarlas y nos llevamos un triste sorpresa, las cabinas telefónicas originales son de hierro fundido y pesan casi mil kilos, por lo tanto no podíamos subirlas hasta nuestro cuarto piso y teníamos dudas de que la estructura pudiera aguantar.

Buscamos por internet alguna réplica fabricada en Inglaterra, pero era excesivamente costosa, tanto la cabina como su transporte hasta Portugalete. 

Quedó entonces aparcada la idea, hasta que recibimos un WhatsApp de nuestro amigo Eduar de Factory Arcade. ¡Había localizado una en Wallapop! Increíble. Nos pusimos en contacto con el propietario, pero ya la tenía comprometida con otra persona. Por lo que otra vez se nos escapaba la idea de las manos.

Pero estaba claro que estábamos predestinados y, pasadas unas semanas, el vendedor nos llamó diciendo que el comprador se había echado atrás. Sin perder tiempo fuimos hasta Barcelona, al barrio del Rabal y allí estaba lo que buscábamos. Era una empresa de atrezzo para películas y rodajes que estaba cerrando. Nos la trajimos a Portugalete.

La empresa nos contó que había aparecido en innumerables anuncios  de televisión y vídeos musicales de todo Europa y también en alguna película como la de Mortadelo y Filemón. ¡Tenemos una Cabina Inglesa famosa!