Un paragüero minimalista en nuestra oficina

Paragüero minimalista Excelencia

Nuestra oficina esta en Euskadi, lo que significa… ¡Lluvia y más que lluvia durante todo el año! Y es que, todos sabemos que nuestra región no se caracteriza especialmente por tener un clima de ensueño. Un paragüero no podía faltar en nuestra oficina para no formar grandes charcos.

Nada más entrar a la oficina, el diseño y la creatividad se ven impregnados en cada pequeño detalle. Un sencillo paragüero también puede ser un elemento con el que quedarnos boquiabiertos. Por eso elegimos algo que fuera característico y nos representara a la perfección.

El paragüero se ha convertido en el elemento más buscado al entrar en la oficina. Lo primero que verás al llegar y lo último que verás al despedirte. Los más olvidadizos dejarán ahí su paraguas y se lamentarán al ver el famoso txirimiri caer sobre sus cabezas.

Nos decantamos por el paragüero AKI de B – Line, con un estilo minimalista, pop y divertido. Una estructura que se parece a un gigante de Lego. El nombre AKI en japonés significa otoño, y es especialmente en esta estación cuando un paragüero se hace patente. Su pequeño tamaño le permitirá permanecer con seguridad en las entradas más estrechas y con su capacidad para acomodar hasta cuatro paraguas, ninguno se verá aislado.

Paragüero de diseño timeless. Rodolfo Boneto lo diseñó en 1975, creando un paragüero minimalista y tremendamente útil. Está fabricado en polietileno roto moldeado. Se puede utilizar en interiores o exteriores y está disponible en varios colores: blanco, gris luz, amarillo, anaranjado, verde pastel, azul cielo.