La televisión antigua donde visualizar nuestra creatividad

Excelencia Old Tv

La televisión es el mayor escaparate al mundo exterior y supuso una revolución en los hogares a partir de los años 70. Hoy en día la televisión no es lo que era. Han cambiado los formatos, los contenidos y las estructuras. Pero sigue permaneciendo en los hogares. La televisión antigua fue esa “caja” donde surgieron los primeros anuncios.

En nuestra oficina queríamos transportarnos a la nostalgia del pasado. Nos hicimos con un separador de ambientes que compramos del cierre de una tienda de diseño de Bag and Olufsen. Se trata de una de las famosísimas televisiones antiguas Zenith, un homenaje a aquellas en blanco y negro, que tardaba un rato en encenderse y había que esperar a que se calentaran las válvulas.

Esos tiempos que ya forman parte de la historia, con solo dos canales, Vhf y Uhf. Donde el pequeño de la casa era el mando a distancia y se levantaba a cambiar. No nos sentaba mal, lo teníamos asumido e incluso nos sentíamos útiles, aunque claro que solo había dos canales, si llega a ser hoy en día sería una profesión.

En nuestra oficina resurgimos la tradición de los hogares. Encima de cada televisión antigua siempre encontrábamos un tapete tejido por nuestras abuelas para “cuidar”, una andaluza y un toro. Tradición que se ve hundida por las nuevas pantallas de plasma.

Aquella televisión antigua que tenía hora de comienzo, que paraba al mediodía y terminaba por la noche con la carta de ajuste. Allí vimos los primeros anuncios. Quizás ahí empezó nuestra pasión por la publicidad.